Estoy comenzando a odiarte…
primero un leve resentimiento…
una ligera rabia cada vez que me hacías un desplante…
una impaciencia con cada evasiva.
 
He querido darte un puño en la cara,
por cínico, porque actúas como si nada,
porque te tiene sin cuidado que me duela
y sabes que me duele.
 
Hoy, por primera vez, dije, no quiero buscarte.
Hoy, por primera vez, sentì fastidio de verte
y aunque pude, no traté de verte.
 
Cada cosa que haces lo empeora,
las cosas no van a mejorar
igual no te importa que mejoren
era yo la que ponía el empeño
en que fueran mejor.
 
Ya no siento ese pequeño contento
que llenaba mi corazón al pensar en ti
ya sólo siento una suerte de náusea
un asco de volver a recibir una negativa tuya.
 
Estoy comenzando a odiarte
y creo que es un proceso
que no disminuye
sólo aumenta.
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s