Quedó la duda

 
Y así, se llegó al fin de la charada
sin siquiera una despedida tuya
solo tomar tu maleta
y desaparecer en silencio.
 
Y yo, incapaz de decir nada
sólo vine a saber
por el espacio vacío
de tu maleta y tu presencia.
 
Y de este modo
quedó para siempre la duda
de qué significaba
todo aquello que hacías.
 
¿Por qué guardar en tu memoria
el recuerdo de cada palabra que decía?
¿Por qué buscar en mis datos
tantos detalles posibles?
¿Por qué querer llamar mi atención?
¿Por qué agregarme y borrarme?
¿Por qué desbloquearme y bloquearme?
¿Por qué buscar en otros lados
y rechazarme cuando te agrego?
¿Por qué mostrar delante de mi
todo lo que sabías?
¿Por qué luego ignorarme
como si nada de eso ocurriera?
 
Me has sacado de un plumazo definitivo de tu vida
y yo, pues espero no extrañarte demasiado
aunque los adioses sin despedida
tienen un duelo más triste.
 
Igual yo siempre supe
que éramos demasiado distantes
aunque no tan diferentes
y la lejanía era infranqueable.
 
Bien dijo Tenesse Williams
"El tiempo es la distancia más larga entre dos puntos"
y tu tiempo y el mío
estaban condenados a nunca marchar juntos.
 
Me queda entonces el breve
recuerdo de tu cara, de tu voz
de tu peculiar foma de pensar
y la duda irresoluta también.
 
Anuncios

Un comentario en “Quedó la duda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s