Visitas inesperadas

 
Y bueno, has venido
peregrino a hacer algo
que nada tenía que ver conmigo.
 
Y me has saludado
y yo a duras penas
te he reconocido.
 
Como cambia el tiempo
y los mismos gestos
ya no significan nada.
 
Ligeramente agradezco
que la botella tirada al mar
jamás tuvo respuesta.
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s