Cómo duele

 
Ayer llamarte
la colgada de rigor mientras repica
el corazoncito que se me arruga
y sentir que por un instante al menos que me odias.
 
Ah, torpe insistencia
en lo que ya no existe
en lo que ya no quieres darme
en la compañía que ya no tendré.
 
Cómo duele
tu ausencia
tu distancia
tu desprecio
 
Pero al fin soy responsable
por insistir
por no alejarme
por permitirme este dolor.
 
Siempre me gustan
las despedidas con adiós
frente a frente
claramente.
 
Pero esta parece
que será por defecto
porque ninguno de los dos
vuelva a acercarse al otro.
 
fue lindo mientras fue lindo
mientras llenaste mi cuerpo y mi corazón
con la ternura y el buen trato
que sé que merezco.
 
Ya no es, ya no estás
no quieres decirme por qué
es hora de dejar de buscar razones
y aceptar la realidad como es.
 
Ese que eras, ya no es más
o al menos no conmigo
ese que eres, me lastima
no lo quiero más comigo.
 
Necesito cumplirme a mi misma
estar de mi lado, estar conmigo
abrazar mi cuerpo y mi corazón
con la ternura y el buen trato que sé que merezco.
 
Gracias por recordármelo
aunque posiblemente
jamás
llegues a saberlo.
 
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s