Cuando uno es suficientemente tonto como para publicarse en internet

Tras un incidente sin resolver de un foro donde resultó que todo lo que publico está indexado en google, (Debí haberlo sabido antes para publicar “my two cents” sin mayor costo, je, je), aparece en mi una duda sobre una política que he sostenido muy buena parte de mi vida, la aprendí del buen Poe, de su cuento “La carta”. El cuento relata la historia de un hombre que tenía una carta que debía esconder, creo que de la policía, entonces van a su casa y la buscan por todos lados y no la encuentran, la policía se va y el hombre toma la carta que había dejado en una repisa justo a la vista de todos.  Moraleja:  Nada se oculta mejor que aquello que se deja a la vista.

Bajo esa premisa he vivido buena parte de mi vida, sobre todo en la época que tenía más dificultades para relacionarme cercanamente con las personas, encontré que el mejor modo de que no se enteraran de como era yo realmente era contándoles todo, funcionó en aquella época y creo que ahora lo hago de pura costumbre, ya no siento que tenga esas cosas para ocultar que antes me parecían tan terribles y que en últimas no lo eran tanto, era más el drama que yo le ponía.

En una época de mi vida donde si tuve cosas que ocultar; salía con alguien casado, lo cual es reprochable y no pienso repetir. Usé internet como medio para desahogarme de forma anónima, tenía un nick que no era yo, una dirección de correo que nada que ver, y entonces podía dar rienda suelta a contar todo lo que me pasaba y como lo estaba manejando, era una comunidad que tenía que “ocultar” lo mismo que yo, digo “ocultar” entre comillas porque realmente a muchas no les interesaba ocultarlo y sirvió de un apoyo inmenso, no he vuelto por esa comunidad, ya no comparto esa experiencia, pero fue acogedora.

Ahora en las ocasiones que he usado internet para desahogarme, siguiendo eso de Trevanian de la libertad libre de pudores que se goza únicamente al hablar con extraños (es una frase del libro Shibumi), reconozco el riesgo que ello implica, por aquello de que finalmente es público y finalmente alguien con suficiente tenacidad podría encontrarlo o tal vez sólo por mero accidente.

Entonces viene a mi la pregunta, sigue siendo el hecho de ocultarlo justamente a la vista una buena estrategia.  Bueno, no tengo episodios extremadamente vergonzosos pero si cotidianas muestras de mi inclinación humana a tomar malas deciciones.  ¿Pueden estas malas elecciones volverse luego en mi contra cuando, no sé, pueda yo volverme una figura pública o simplemente me convierta en una predicadora corriente?

Siempre he vivido mi vida sin remordimiento, es decir, no es que alardee del mal hecho por error o con intención a otros (seamos francos, todos hemos causado mal, estamos lejos de ser ángeles), sino que me refiero a que sé que en las mismas circunstancias y con la misma información habría tomado las mismas elecciones y habría cometido los mismos errores.  No porque mis errores hayan sido particularmente bonitos (los de nadie lo son), sino porque se que en parte por ellos aprendí lo que sé ahora.

Entoces que si voy a sonrojarme porque alguien encuentre alguna vez referencia a mis pobres decisiones en un perdido blog de internet, pues tal vez si, pero podré decir entonces como lo digo ahora, fue un error que cometí y me permitió aprender para no cometerlo más.

Que si voy a perder una futura posición de empleo porque alguien encontró en internet una referencia a una acción poco moral o responsable, bueno, no sé, eso no queda a criterio mío, he vivido mi vida de la mejor forma que he podido y si mi forma de vida no es del agrado de un potencial empleador, tal vez sea mejor no iniciar con él.

Creo que tener consciencia de nuestros errores pasados tiene su beneficio, nos hace más humildes, nos recuerda que no somos mejores que nadie, ni peores que nadie tampoco.  Lo que claro, nunca nos excusa si volviéramos a repetirlos, porque ya sabíamos las consecuencias que tenían.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s