Como siempre, Sísifo

He venido a dar tantas veces con el mismo tema, que la verdad con el tiempo hasta a mí misma se me está volviendo tedioso.  Otra vez la misma pregunta, otra vez ninguna respuesta y ya debería ser tiempo de haberme dado por vencida, dejar de insistir en lo mismo, que ya de repetida me voy quedando harta.
Y bueno es pensar por qué las cosas son así, ya con poca expectativa de que cambien, diferente a deseo, si, el deseo sigue siendo mucho, pero la expectativa es realemente pobre.  Y decir, es apenas lógico que no haya nadie, posiblemente nunca quise que lo hubiera, el asunto surgió más como una necesidad de tener lo que los demás tenían, de ser como ellos, no sentirme la única rara que no tenía nada, pero, ¿realmente quería tenerlo?, ¿realmente me satisfacía la idea?
Al fin de cuentas no debería asombrarme el desenlace, tengo exactamente lo que he buscado, a mí misma; no he confiado suficientemente en nadie, no he permitido a nadie quedarse, y hasta hace muy poco realmente no ofrecía a nadie nada que pudiese llamarse futuro.  ¿Cómo culpar a alguien por no quedarse, si sólo pudo ver en mi a una niña medio neurótica, muy inteligente eso si, pero totalmente impredecible, y a la vez rígida.  ¿Cómo podía esperar que alguien quisiese permanecer en esas condiciones?  Siendo francos, tengo lo que he buscado.
Y surge la cuestión, sigo queriendo lo mismo, sigo buscando compañía para resolver un asunto de soledades, o realmente me interesa aquello de construir con.  Y suponiendo que la respuesta sea que si me interesa, hay que pensar, ¿construir qué?, digo más allá de lo obvio de construir una familia, he creado un proyecto de vida donde nunca ha cabido otro, soy yo y ya, no confío en que nadie se sume al proyecto, entonces nunca ha habido vacante para alguien más, porque no se confía en que si quiera exista sobre la faz de la tierra.
Suena exagerado, pero así es, no puede uno esperar que alguien se acomode a un sitio que uno jamás le ha creado.  Claro que podría llegar el entrón que se meta sin preguntar, pero muestro suficientes dientes para desalentar a prácticamente cualquiera.
En resumen y sin quejas, tengo exactamente lo que he buscado, si no me gusta lo que he buscado, pues allá yo, quien me manda a meterme en esta vida.  Si quiero obtener otra cosa, muy seguramente debo buscar algo diferente, pero los indicios no muestran que me mueva en esa dirección, sólo vislumbro más de lo mismo.
Así que puedo sentirme satisfecha, he cosechado lo que he sembrado, así el fruto sea soledad 🙂
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s