El gato (AKA Manchas)

Tengo 35 años y un nuevo gato.  Jamás pensé que adoptaría un animal viviendo aquí, tal vez fue un arrebato de enamoramiento, pero el arrebato puede vivir 15 años, así que me he comprometido en una relación de largo plazo.

Es bueno pensar que vive conmigo una creatura que requiere cuidado y atención.

Cuidar de alguien (o algo) más que no sea yo debe ser bueno para mi.

Es interesante como cambia tu visión de las cosas según lo que has vivido, para mi es claro que el gato (AKA Manchas) no es mío, Dios me lo prestó para que se lo cuide por un tiempo, a lifetime para ser más exactos.

Manchas ha cambiado muchas de mis circunstancias de vida, mi apartamento está más ordenado que nunca, por aquello de no dejar cosas a la mano del gato para que las tire al piso.  Igualmente está más limpio, porque dado que toma agua de donde sea, hay que mantener la ducha, el lavamanos y todo limpio, no sea que se enferme del estómago, lo cual ya pasó una vez.

También ha hecho que ahora si tenga tiempo para venir a almorzar a medio día a la casa, venir a verlo o alimentarlo ya son condiciones que antes no eran importantes, nadie me extrañaba en casa, ahora hay un gatito que se alegra con mi presencia.

Manchas es particular, tiene un par de pelotitas de peluche y cuando son como las 5 am las trae a mi cama como si fuera un perrito, para que yo las tire lejos, las recoje otra vez y las trae de nuevo.  Jamás vi un gato tan aperrado 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s