Un nombre que se me hace familiar

La palabra amor se me asemeja al nombre de alguien que tal vez conocí hace mucho tiempo, que me suena familiar, pero de quien ya no recuerdo ni su cara, ni su voz; tanto que si un día se apareciese en mi puerta, ya no podría reconocerlo. Ay amor, tendría que volver a frecuentarte, y volver a verte a los ojos, para recordar quien eras, o tal vez para conocerte por primera vez, y decir que, ciertamente, ahora me eres familar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s