Por cinco minutos

Por los cinco minutos que le permito a mi cabeza
dejarse llevar
pensar en lo que no debe pensar
creerse los cuentos que se inventa.

Por esos cinco minutos
que el respiro simula un suspiro
que el pensamiento tiene nombre propio
Y ciertamente también apellidos.

Por esos cinco minutos
le tocará pasarse luego
haciendo llamados a la sensatez
que igual no vienen al caso.

Porque si esos cinco minutos
no tuviesen aquel sabor a quimera
ciertamente serían mucho más
que simples cinco minutos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s