Finales y comienzos

Uno no se da cuenta,
de los atisbos,
de los indicios,
del hilito de agua que anuncia la primavera.

Uno ignora,
casi con alevosía,
los susurros que indican,
el fin de una era.

Entonces te llega como una cascada,
lo largamente anunciado,
torpemente ignorado,
pero inevitable.

Así sin más preámbulos te enteras,
que aquello que parecía un breve receso,
es realmente el preludio,
de algo totalmente nuevo.

Ten cuidado con los cambios que deseas,
se avecinan más pronto,
de cuanto creías,
y son más definitivos de lo que esperabas.

Abre los brazos
mira el horizonte,
al pie de la montaña está la tierra prometida,
es hora de bajar a conquistarla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s