Primavera

Hace tanto no llegaba la primavera a mi corazón, hace tanto no brillaba de esta manera, hace tanto mi corazón no latía fuerte con solo escuchar una voz, hace tanto no sentía un agujero profundo en el pecho, que no es de miedo, sino de dicha.  Hace tanto que no dejaba volar las mariposas en mi estómago en lugar de echarles insecticida.

Hace tanto no sentía estas cosas, que casi se me habían olvidado, casi que ni recordaba como eran, casi que se veían extintas.

Y la verdad, no me importa la respuesta del otro lado de la puerta, no me importa si esa voz no vibra con la mía, no me importa si ese rostro no me mira desde lejos cuando yo lo miro, es tan infinitamente feliz en este instante sentir lo que siento, que con eso solo basta.  Suena extraño, pero tras tantos años de putear cuando algo así comenzaba a nacer, dejarlo vivir es tan liberador en sí mismo, que por el momento el desenlace no importa.

Y si después de esta primavera vuelve el invierno, y si las flores se marchitan sin frutos, si las mariposas emigran a otras tierras, no importa, tendré primavera para recordar, podré abrazarme a mí misma y saber que hay un corazón que todavía late en mi pecho, y eso por el momento, es suficiente para mi.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s