Oración

Hay en mi una felicidad
que no procede de la buena fortuna,
no de que mis deseos
se hayan hecho realidad.

Hay en mi un gozo profundo
de saberme hija de Dios
pequeña y protegida
por pura gracia.

Porque yo no hice nada
para merecer tu amor,
me lo das a manos llenas
como el Padre bondadoso que eres.

Señor, no soy santa
aunque sigue siendo mi anhelo,
no soy tan buena
aunque también me esfuerzo,
pero lo maravilloso de tu bendición
es que viene con tu misericordia.

Esta noche
no hay grandes peticiones,
ni llorosas quejas,
solo una sonrisa diciendo gracias.

Pero viene a mi mente tu mandato
y si tengo algo que pedir
por los corazones endurecidos
de aquellos que me odian.

Señor, nada me hace mejor que ellos
solo tu puedes juzgarlos
y aunque se nieguen a tenerme por hermana
yo reconozco en ellos hijos tuyos.

Bendice sus vidas Señor
atrapa sus almas con lazos de amor
que te conozcan
es por ellos mi oración.

Nadie merece vivir en el rencor
ni siquiera si ellos lo han creado,
libéralos de su angustia,
atiende a los deseos sanos de su corazón.

Yo ya no lucharé más batallas con ellos,
también cumplo tu mandato del perdón,
yo me acojo bajo tu amparo,
serás tu quien salga vencedor.

Y no será porque yo crea mi causa cierta,
o piense que ellos se cierran en el error,
sino porque me acojo a tu justicia,
y a lo que tu voluntad disponga.

La verdad es tuya,
no mía,
el triunfo será del amor.

No sé cómo,
pero siendo tuyo,
así será.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s