Desesperanza

Últimamente he leído tantas cosas sobre la insensatez humana en todos los niveles, sobre el sin sentido de preferir el rédito inmediato a la vida o al legado que heredarán nuestros hijos, sobre declarar con mayor valor una convicción ideológica, cualquiera que ella sea, que el derecho fundamental a vivir de cualquier persona en este planeta. Hoy no puedo ver que tengamos esperanza como género humano.

¿De dónde nos vino este corazón enajenado? Que se enternece con la foto de un animalito y desdeña al que tiene a su lado sediento de amor y cuidado. ¿De dónde nos vino esta ambición insaciable? Capaz de quitar el pan de la boca de otros para atiborrarnos o botarlo.

Si Dios nos ama es porque su misericordia es infinita, porque no hemos hecho mérito alguno como especie para merecer ese amor.

Hoy comprendo, porque algunas noches, no pongo el despertador.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s