Perrito de colgar

Después de meses de simulacros, de negarme el saludo como quien evita el contagio, de pararme en frente tuyo para no dejar alternativa, aparecés como si nada y te sentás a mi lado. Y cuando se va el mundo se esfuma el diálogo, y yo que quisiera llenar mi curiosidad y averiguarte la vida entera en tres minutos, no me animo a nada. Viene al socorro un perrito que cuelga, nos pone el tema irrelevante que reemplazaría a un clima demasiado obvio. Se acaban los tres minutos, te vas, el abismo de los años puede abrirse de nuevo.

ICYO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s