Ojos enormes

Siempre tuvo el corazón suficientemente grande, para regalarle cariño a cualquiera, nunca necesitó de hecho, que de veras la quisieran. Siempre tuvo palabras lindas, para todo aquel dispuesto a escucharla, inclusive a veces, sin mediar oidos alerta. Siempre esperó pacientemente, algo de vuelta, a pesar de una y otra vez, toda la realidad en contra.

Así una tarde, comprendió que podía seguir regalando cariño, diciendo lindas palabras, pero dejó de esperar por un mañana de vuelta.

Se quedó allí, con sus ojos enormes y brillantes, con las manos sin otras manos, mirando su hermosa soledad, ahora más suya que nunca, que hasta parecía susurrarle palabras cariñosas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s