Parca

Inmóvil, lívida, en silencio, como recibe la adversidad una dama; sin asomo de emoción, sin llanto, sin drama. Tan parca que podría helarte los huesos con una mirada, pero aún capaz de no darte absolutamente nada, ni siquiera desprecio como dádiva.

ICYO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s