Tan parecido

Otra vez, acostumbrándome a una insistente presencia, que otra vez parecía ser el amor, y otra vez falló miserablemente en serlo. Ah, tan parecido, que hasta extraño su inoportuna irrupción, su inadecuada intención, extraño el sueño macabro que prontamente se convirtió en pesadilla.

Que bueno que ahora me odies, que bueno que me encuentres detestable, me economizaste la tarea de apartarte con un par de tenazas, como se saca una garrapata que intenta chupar tu sangre en infectarte en el proceso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s