Atravesado

Como otras veces,
en otros escenarios,
con otros actores,
la misma charada.

Ya lo sé
cuando siento el hierro
atravesado
en la garganta.

El amor no dicho,
enferma,
corta el habla,
el aliento.

Y tocará entonces,
hacerlo salir
en un simulacro
contra el impasible viento.

Como otras veces,
me percato
de que quiero,
porque la ausencia asfixia.

Como tantas,
simplemente saco el pañuelo,
y despido un nuevo avión,
que sale del aeropuerto.

Soy experta en despedidas,
ya debería estar
simplemente acostumbrada,
que todo es vano y nada queda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s