Perdón

Cuando se realiza un proceso de perdón, hay tres tipos de daño que es necesario sanar:

  • El recibido: Aquel que realmente nos hicieron.
  • El percibido: El que en nuestro sentir nos hicieron.
  • El permitido: aquel que cohonestamos en recibir.

Ese último perdón es necesario darlo hacia nosotros mismos.

Solo cuando perdonamos el dolor se va totalmente, el perdón aunque parezca darse a otro finalmente es a nosotros mismos a quienes cura. Es por eso que podemos perdonar a alguien a quien inclusive ya no está presente en nuestras vidas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s