Cuando la marea baja…

…queda la playa llena de detritos y de conchas abandonadas, los animales se meten en sus agujeritos para protegerse del calor y los depredadores hasta que vuelva a subir, las melenas se secan bajo el calor solar.  Cuando la marea baja tenés más playa para caminar, podés hacer castillos de arena que van a quedarse allí por un rato más, tumbarte a ver pasar nubes si el sol no te hace escapar demasiado pronto.

Hoy mi playa está de marea baja, estoy limpiando mi playa de los últimos residuos de la última marea, no importa si dura cinco días o cinco años, poluciona todos los rincones, tal vez la diferencia está entre remover algunas conchas o retirar troncos de palmera atravesados en toda la mitad.

Es bueno ver la playa sin marea, tener tiempo de mirar toda aquella vasta área despoblada, pero que de ningún modo está yerma, si se repara con cuidado se podrán hallar los animalitos escondidos, las briznas de cualquier cosa pertinazmente creciendo en algún lugar.

Hoy observo mi playa sin marea, qué tranquila es, que tan mía es, que poco habituada estoy a ella, que poco frecuente es que tenga la disposición de recorrerla lentamente y sin anhelo de que vuelva la marea, que raro es que no busque la luna para que traiga agua a mi playa, que quiera pasar cada minuto de marea baja contemplándome, mirándome yo, sin ningún otro de referente, sin sentimiento alguno, ni alegre, ni triste, ni ansioso, solo un vacío poco familiar, pero que como en pocas ocasiones no duele, no punza, no lastima; solo es vacío, natural, ausente, calmo, digno de retener como está, respirando y sintiendo el aire entrar en mis pulmones, sin sueños, solo un agradable presente que se basta por sí mismo.

Sé que la marea volverá, siempre vuelve, no tan predecible como los ciclos de la luna pero inminentemente regresará, algún par de ojos bajo unas pestañas de vaca, alguna sonrisa que se quede más de lo corriente, alguna mano que se acerque y toque mi brazo, algunas bromas compartidas en conjunto. Sé que la marea volverá y pondrá todo otra vez bajo el agua y en espumoso caos.

Pero por ahora, solo quiero esta playa amplia, callada, serena, donde me tumbo bajo una palma protectora a ver pasar nubes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s