Poder

Los seres humanos tenemos un extraño poder de transformar todo cuanto tocamos. Acariciar un cachorro, criar un mapache, entrenar una orca cambia a las criaturas para siempre. El amor humano traspasa la barrera de especies y altera para siempre el comportamiento instintivo de casi cualquier animal. Ese poder como cualquier otro tiene su lado oscuro, causa grave perjuicio cuando se trata de violencia lo que el ser humano transmite. Sin embargo la experiencia muestra que un animal maltratado puede volver a un estado normal después de un proceso paciente de darle amor nuevamente.

A veces se nos olvida que ese mismo poder se ejerce entre nosotros, nunca somos iguales después de haber amado o haber recibido amor, tristemente pasa igual cuando lo recibido o dado es violencia, y potencialmente podríamos regresar a la gente también de allí si solo tuviésemos tanta paciencia con otro ser humano como la tendríamos si fuese un cachorro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s