Ansiedad

Ahora comprendo que los ataques de ansiedad no provienen de asuntos aislados, ni de hechos inconexos, son situaciones específicas con seres humanos concretos. Parece que la paz solo me llega en la distancia, en la soledad, en el negar la presencia del otro por la salud propia.

Que desafortunado que tal fuente de otrora alegría haya tornado en un indecible agujero en las entrañas, no de uno, sino de cualquiera que alguna vez por errancia de mi mente terminó en el anhelo fatuo de lo que nunca llegará a suceder.

Oh imaginación como juegas en mi contra, no usarte resulta más seguro últimamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s