The trapped body of men

IMG_0932pIt is common to relate male chauvinism with the issues women face in different aspects of their lives, but it is less frequent to open the discussion about how the culture of male chauvinism affects also men in sometimes subtle but pernicious ways.  Lets talk about men bodies, yes physical ones, so hidden by the culture that not enough lines have been written about how they are also manipulated by it.

First I am going to refer to vigorexia, also called muscle dysmorphia in medical literature. For those who ignore about the term it is the equivalence of anorexia but regarding muscle appearance; in vigorexia men see themselves as not masculine and muscular enough, as a result they exercise in excess or take supplements or drugs in order to compensate the distorted self image inhabiting their minds. As a result their health is affected by over exercising and the intake of harmful substances like steroids.

Then I  am going to talk about a more subtle manipulation of men by culture that affect their bodies, lets discuss dress code and personal care. It is a subject that could be considered trivial, men dress codes are basically compound by use shirt, use pants and use shoes; have you ever realized that men are less allowed than women to show their skin in the workplace? Women could use skirts and the length of them can be established, but men don’t have the option to use shorts, it is out of discussion, it is simply not proper outfit, period. Showing the chest? What do you mean? Nobody wants to know what is under your shirt, please bottom it up. Stretch apparel? Are you gay? If you allow your shirt to reveal your tits when it is cold nobody is going to think that you are sexy (as some could think if you were a woman) we are going to mock you for your bad taste in clothing. No sleeves? Do you think you work at a beach bar? This is not a basketball team either. And regarding personal care, please do it, but please nobody should notice what you have done; shave but please do not dedicate too much time to it, cut your hair but do not use to many products, we will think you are gay again.

Finally I want to discuss the most obscure assumption that male chauvinism has about men: They are disposable. How can this be? Men have the power of society, how can them be discarded? Lets talk about the war machine. Men are conquerors, they go to the battle, they fight for the country while women remain at home taking care of children; if many men are killed there is no problem, few men can still continue populating the country, women are a more scarce resource and their lives are connected with humankind survival; men only have to give their semen and new men will be born, who cares if they die in large numbers.

You could think that the last one is outdated, women also integrate the army, but in lower numbers; men also take care of children, but in lower numbers too; custody is still mainly assigned to women when parents split, a mother is hardly questioned about her abilities to take care of a child, a man is immediately sought with distrust if not with a suspicious look, like being a man were intrinsically dangerous for the children he could have in charge.

Terminating male chauvinism has also everything to do with men freedom, allowing them to regain their bodies, not being treated again as machines of distorted masculinity, not hidden, not disposable. Redefine men as able for fatherhood, not as mere genetic transmitters but as human beings taking care of others, as women do.

 

Anuncios

De la Bella y la Bestia a La Mujer del Animal

Para las de mi generación que crecimos leyendo a Robin Norwood y las “Mujeres que aman demasiado” comprendimos el equívoco mensaje de las fábulas, el erróneo sentido de que por la sola la fuerza del amor un monstruo era cambiable, que las mujeres teníamos el poder mágico de transformar a otro de naturaleza violenta en un ser distinto solo por el amor codependiente. Ahora que surge una nueva versión de la bella y la bestia es necesario acompañar a nuestras niñas en la lectura de los mensajes escondidos de esas historias, que perpetúan el exponerse a la violencia del otro en un falso heroísmo donde se cree posible salvar al otro a costas de la propia integridad. En la vida real bella no transforma a bestia, sino que ella se convierte en la mujer del animal, esa película de Víctor Gaviria que ha escandalizado a algunos en las salas de cine donde todavía se proyecta.

Abrazos

Escribo esto sin la intención de quejarme de mi madre, no podría, primero porque todavía vive y segundo porque hace muchos años que supe que no había nada que perdonar, porque ella hizo todo cuando pudo con lo que sabía, recibí de ella lo mejor que había en sus manos, su vida entera me la dio.  Sin embargo, como ella creció sin mucho afecto, no aprendió a expresarlo mucho, y si bien ahora es diferente y es más amable y cariñosa, yo crecí sin confianza para acercarme a darle un abrazo, ella me dio todo pero no supo como enseñarme a dar a recibir cariño, y probablemente a diferencia de ella, yo todavía no lo aprendo bien tampoco.

Entonces soy una adulta con grandes dificultades para abrazar gente o dejarme abrazar, lo siento extraño, invasivo o incómodo. Me siento fuera de lugar en ciertas situaciones sociales donde se supone que expresas tu afecto pública y físicamente, no me gusta tocar a la gente ni que me toquen.  Tocar parece un asunto reservado para el entorno sexual, allí lejos de la infancia donde la caricia tiene cabida, pero no el cariño, no he tenido realmente las dos cosas juntas, y no es que no me abrace a veces con mis amigos y amigas, si funciono, pero no se siente natural no se siente cómodo.

Mi mamá aprendió a ser cariñosa con mis sobrinas, ellas le enseñaron el lenguaje del contacto filial, inocente, gratuito, permanente, yo nunca estuve suficientemente cerca de ellas ni de nadie más para poder dar ese salto, sigue siendo antinatural para mi y sufro con ello, a veces quiero un abrazo y no sé pedirlo, a veces me abrazan y no sé recibirlo, la única cosa que aprendí fue el sexo, pero me he aburrido de él, no pasa de parecerme una transacción, placentera claro, pero sin el mayor asomo de ternura y afecto real, un goce para los sentidos que deja el alma de lo más vacía.

No puedo culpar a mi madre pero sigo siendo la niña que creció sin que la abrazaran mucho, sé que eso puede aprenderse, veo a mi madre y sé que es así, pero yo no he tenido quien me enseñe con paciencia, o tal vez sin proponérselo como lo hicieron mis sobrinas, yo navego en un mundo de adultos donde se supone que debes saberlo.  Simplemente no puedo, simplemente tampoco tengo con quien practicarlo y que yo me sienta cómoda y segura.

Tal vez algún día pueda sentirme acogida y en casa por primera vez, y que ese día haya alguien a mi lado que haga parte de ese sentimiento, por ahora me abrazo a mi misma y me acompaño, y me digo que todo va a estar bien. Por ahora yo soy la única persona en quien puedo descansar la cabeza, no es que no haya buenas personas, es que no estoy cerca de ninguna.

 

 

No basta

Y pasará que una noche vas a extrañar demasiado a alguien y abrazar al gato no bastará, y mirarás al techo esperando al sueño que no llega, sabiendo que no hay nada que puedas hacer.

Charla

Tanta conversación seria
tan bien motivada
siempre con una explicación clara
de porqué estamos teniendo esta charla

Siempre buenas razones para hablar
que no quede alguna duda de que tal vez
solo tal vez
cada cosa seria que nos decimos
no sea más que una excusa
para poder escuchar la voz del otro
para saberlo ahí
para tenerlo presente.

Tanta cosa seria
porque no existe capacidad para decirnos
te extraño
me haces falta
te quiero a mi lado
quédate.

No hay buenos argumentos para declarar
que el mundo se ve más bonito cuando estás cerca
que me muero de ganas por sostener tu mano
que quisiera quedarme toda la tarde abrazándote.

Si, palabras adustas
sopesadas
casi anunciadas,
porque no hay permiso de simplemente decir
solo llamé para escuchar tu voz
porque te extraño tantísimo.

Libre

Hoy me desperté y ya no te extrañaba nada. Me sentí increíblemente sola, increíblemente libre.

ICYO

Camino

El camino a la sanidad mental, por más que afecte a otros, es uno que toca recorrer solo. Nadie por más buena intención que tenga podrá caminar ni un metro en tu lugar.

ICYO